El Patriarca, la figura central del relato

Se conoce al fundador de un clan familiar o de un grupo empresarial familiar como el Patriarca. Una figura respetada y venerada que tuvo la osadía de romper algún paradigma, lanzarse al agua y hacer empresa, o que simplemente tuvo las agallas de hacerlo. En muchos casos el Patriarca ha heredado la fortuna, pero tiene el mérito de haberla mantenido y haberla hecho crecer. El negocio del Patriarca, para ser recordado y haber dado de que hablar, es exitoso, ha conseguido un lugar respetado en el entorno y ha brindado riqueza y bienestar a sus empleados y a su familia.

Como buen Patriarca, y hombre de familia, junto con su esposa ha logrado consolidar un núcleo familiar sólido y unido, compuesto de varios hermanos que posteriormente se casan y se encargan de aumentar el tamaño de la familia extendida.

No toda familia es perfecta y habrán pequeños lunares, problemas y sobresaltos en el camino, pero nada insuperable que el amor, la unión familiar y el hecho de ser una familia acomodada no puedan solucionar. Cuando esto ocurre el Patriarca saca a relucir su capacidad y habilidad para afrontar la situación y darle una solución. La humildad también debe salir para solicitar apoyo y el trabajo en equipo, sabiendo rodar bien, es fundamental.

Además de riqueza, bienestar y beneficios a sus hijos y familias, la fortuna familiar ha alcanzado para darle buena educación a los hijos. Educación de calidad en universidades nacionales y del exterior. La fortuna crece a la par que se consolida un interesante patrimonio intelectual que será crucial para afrontar los retos del futuro.

El Patriarca es generoso y bondadoso, pero tiene un carácter fuerte. El rigor y la disciplina, también algo de suerte y habilidad son los secretos del éxito con el cual ha construido su negocio y conformado su familia.

Sin embargo a pesar de las solidas bases de su castillo, las estructuras pueden colapsar; son fuertes, pero frágiles en algunos momentos. Son propensas a constantes ataques, amenazas y peligros.

El Patriarca duerme poco, debe siempre tener un ojo abierto para velar por su negocio y por su familia, mantenerlos alejados de las amenazas del entorno.

No hay una sola tipología de patriarca, pero si rasgos comunes. También hay tipos de patriarca. El más exitoso de ellos es que que tiene la humildad para reconocer sus errores, la habilidad para corregir el rumbo y reinventarse y la grandeza para planear al futuro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.